EL PROCESO
Nos conocimos en unas sesiones de coaching en grupo, me gustaron y tuve buen feeling con Sophie. Al cabo de 2 meses empezamos sesiones individuales. En total he hecho unas 10 sesiones. Sophie es empática, simpática, exigente con moderación y con suficiente sensibilidad para abarcar campos personales y profesionales diversos.
En mi caso hice terapia antes de hacer coaching y puedo decir que efectivamente el coaching lleva más a la acción que a la observación profunda y brinda hábitos prácticos y eficientes. Puedo confirmar que el coaching no reemplaza la terapia.
CAMBIOS
Lo que mejor me ha funcionado en esta relación de Coaching es sin duda mi organización y el aprovechamiento del tiempo. Ya me hago mis mapas mentales para avanzar hacia los objetivos paso a paso y sin angustia. Ya no divago! 
En algunas ocasiones he podido sentir algo de miedo pero en ningún momento me he paralizado y he seguido avanzando. Lo que más agradezco es cuando pasada la mitad del proceso de coaching me encontré trabajando un día tras otro resolviendo problemas que antes se me hubieran hecho una montaña. 
Ahora quiero ser cada vez más satisfecho del día a día, y siento que estoy en ello.
Share
Documento sin título